Salud emocional: relaciones tóxicas y sus efectos



La salud emocional es tan importante como la salud física, por ello es necesario mantener nuestra mente, sentimientos y pensamientos en equilibrio.

Las relaciones tóxicas no solo se refieren a una mala gestión emocional de pareja, sino también a las relaciones que se dan en cualquier ámbito social, como por ejemplo una amistad o relación familiar.

Si nos preguntamos ¿Por qué soportamos estas situaciones negativas, si sabemos que nos hacen daño? Algunas de las causas son:

Baja autoestima

La autoestima es el valor que nos damos como persona. Se considera baja cuando pensamos y sentimos que no merecemos aspirar a algo o a alguien mejor y que además no podemos vivir sin el apoyo y compañía de esa persona.

Sin darnos cuenta que cuando se llega a ese punto de dependencia y de rechazo hacia nosotros mismos, estamos desequilibrando y dañando nuestra salud emocional.

Dependencia emocional

Surge de la necesidad que tenemos de sentirnos valorados y amados, pero debemos detenernos a pensar que no solo la otra persona puede brindarnos ese afecto, sino que nosotros mismos podemos valorarnos y amar nuestras virtudes y defectos y justo en ese momento empezaremos a aceptarnos tal cual somos.

Cuando pretendemos que los demás hagan lo que no somos capaces de hacer por nosotros mismos, podemos llegar al límite de suplicar o rogar amor y allí precisamente es cuando inician los desencuentros emocionales.

El desequilibrio emocional es producido por:
  • La rabia, puede ser perjudicial si se transforma en resentimiento.
  • El miedo, permanente a la inseguridad y a quedarse solo.
  • La tristeza, que provoca el no sentirse amado. Las emociones y la salud se encuentran unidas en el sistema inmunológico, el cual se debilita ante un trauma emocional.
Según estudios la tristeza se localiza en los pulmones, el miedo en el sistema genitourinario (mama, próstata, útero) y la rabia en el hígado y el sistema digestivo.

Si nos encontramos en una relación toxica que afecte en gran medida nuestra salud emocional, los siguientes son indicadores por los cuales debemos salir del problema en el menor tiempo posible:
  • Insomnio
  • Trastornos cardiacos.
  • Trastornos digestivos.
  • Afecciones cutáneas
  • Disfunciones sexuales.
  • Comunicación con el entorno (nos volvemos agresivos y conflictivos).
En estas situaciones es de mucha ayuda decir lo que pensamos, el dolor y el enojo que nos causa y dejar atrás el autocastigo.

No podemos mantener una relación tóxica, si amamos a la persona debemos practicar la comunicación y el entendimiento mutuo, trabajar en nuestra autoestima y establecer pautas que nos ayuden a reconstruir la relación.

Lo más saludable es mantener la mente y el corazón en total armonía y equilibrio y lo primero: valorarnos porque cada individuo es único y especial.