¿Qué no debe hacer nunca una mujer?


Ahora vamos a ver algunos de los pequeños errores que podemos cometer nosotras con intención o sin ella y que a un chico le puede dejar completamente helado.

Esto nos vale también como consejos para cuando quieras acabar con la relación, repítelo y la ruptura está asegurada.

Cosas que nunca se deben de decir

Bucear en el baúl de los recuerdos de tu mente y hablar al chico con el que estás sobre tus relaciones anteriores es como decirle que se le puede caer el alma a los pies y ya no hablemos de otras partes de su cuerpo.

Él tendrá tanto interés en conocer lo que te hacían tus parejas anteriores como tú de conocer su pasado sexual.
No hablas de tus parejas anteriores y menos de temas sexuales a no ser que el te lo pida.

Pero sobre todo lo que le bajará el “ánimo” del todo es saber que tienes la regla (aunque hay unos pocos a los que esto no les resulta un impedimento para disfrutar de un momento de placer) o que tienes un retraso (queda excluido en el caso de que esperéis quedaros embarazados).

Por último, nunca le menciones que tu amiga, hermana o prima se va a casar antes o después del sexo y más si es un temeroso del compromiso.
Aunque tú lo digas sin intención, algunos pueden verlo como una llamada de atención a que tú también quieres eso.

Cosas que nunca se deben hacer

Estos consejos que te daré a continuación, jamás, repito jamás tontees con el padre, hermano o amigo del chico con el que estás saliendo o manteniendo una relación (sencillamente piensa como te sentaría a ti si te lo hicieran).

Jamás tengas en la cama una colección de peluches como si estuvieras en una tienda de muñecos, porque lo más seguro es que se sienta como si entrara al cuarto de los horrores. No hace falta que los tires, pero procura guardar la mayoría y dejar sólo alguno.

Durante el sexo

Ante todo, jamás digas algo malo contra su pequeño (me refiero al pene claro), a no ser que sean palabras de halago, esta es la primera regla de oro.

Los hombres dan una gran importancia al sexo y en especial a su herramienta, así que omite cosas como risas si es muy pequeña o decir que no lo has sentido.

Después de hacerle una felación jamás intentes besarle, el sexo oral les vuelve locos, pero el pensar que tienes o has tenido en la boca el semen, puede hacer que alguno vomite. Exige tú lo mismo cuando te haga el cunnilingus.